domingo, 9 de octubre de 2011

La verdad. Mi verdad.

Tengo Bulimia desde los 6 años. Empezó como un juego. lo dejaba, volvía, lo volvía a dejar, volvía y así todos los años. Comía Demasiado. Hasta el punto que vomitaba y vomitaba. Pensaba en esos momentos que nunca pararía.

Con 9 años empece a clavarme agujas y quemarme los dedos con mecheros.

A los 10 años empece a meterme los dedos para vomitar. Todo era maravilloso hasta que a los 13 años deje de vomitar, de golpe. Me costo.

A los 14 deje de ir al instituto. Empece a tener síntomas de Hipocondría, pero en realidad era una Agorafobia en toda regla. Me enviaron a una psicóloga. De una psicóloga me enviaron a un psiquiatra. Y de un psiquiatra me enviaron a un Hospital De Día. Ahí no me relacionaba con nadie. Y fue en el puente de la Constitución cuando vino el primer intento de suicidio.

Mi madre me pillo y me llevo al hospital pero le suplique que me llevase a casa. Y sorprendente mente me llevo.

El 15 de febrero llego el segundo. Mi hermana llamo a una ambulancia y me llevaron a un hospital de la zona. En ese hospital estuve ingresada 1 día. En San Juan De Dios, 3 semanas. 3 semanas interminables. Conocí a una chica que me hablo de vosotras y vosotros, príncipes y princesas, de Ana y Mia. En un permiso investigue y encontré muchas paginas, pero me daba miedo, así que lo deje de lado. Hasta hace tres meses. Fui Ana. Perdí 15 kilos, podría haber perdido mas, pero os cuento el porque.

Volví. Intente suicidarme otra vez. E ingrese en la UCA (Unidad de Crisis de Adolescentes) 2 meses y 3 semanas encerrada ahí. Y claro como mínimo te obligaban a comerte un plato. Pero lo vomitaba.

Ahí conocí a gente maravillosa.

Después de salir, me seguía auto mutilando.

Un día me compre pastillas para volver a intentarlo, pero mi madre me pillo y empece a cortarme y me llevaron al hospital. Estuve 4 o 5 horas ahí y un ingreso domiciliario de 3 días me basto con tal de descubrir que la vida es bella y que si hubiese muerto en alguno de los intentos no hubiese descubierto ni a Ana ni a Mia, ni estaría luchando por ser perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario